Home » Especiales » El Paseo del Prado

El Paseo del Prado

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

El Paseo del Prado en 1928. La Habana, Cuba. Foto de Archivo

El Paseo del Prado en 1928. La Habana, Cuba. Foto de Archivo

La Historia no es el simple culto al pasado, es el peregrino del tiempo que llega  al presente para cargar las alforjas y desandar con paciencia y sapiensa el camino hacia  el futuro.

Este es El Paseo del Prado. Fue construido 1772 durante el gobierno del Marqués de la Torre, nombrándosele Paseo Extramuros, por encontrarse fuera del recinto amurallado. La avenida más importante y de mayor belleza de la antigua villa de San Cristóbal de La Habana.

Con el paso de los años fue objeto de remodelaciones que le incorporaron otros atractivos. Aparecieron fuentes neoclásicas y rústicas, entre las cuales se destaca la llamada Fuente de la India o de la Noche Habanera, esculpida en Génova por José Gaggini.

A fines del siglo XVIII  se convirtió en lugar común para el sosiego de la sociedad pudiente de la época. Coches engalanados señoreaban el entorno del Paseo del Prado, que durante el gobierno de Miguel Tacón, entre1834 y 1838 se remodeló para convertirlo solamente en senda peatonal.

A fines del siglo XIX surge en sus inmediaciones  el Parque Central inmediaciones, junto a inmuebles con amplios portales, que flanquearon a la popular alameda. La arteria se convirtió así, en prisionera de fachadas y columnas de cemento armado, las cuales rodean a una angosta senda verde, en un entorno donde el ornamento artificial de guirnaldas y capiteles compiten con los frondosos laureles del paseo.

En 1928 fue rediseñado

Más avanzado el siglo XX el sitio perdió su carácter residencial y fueron ocupados los edificios por vecinos de poca solvencia y muchas edificaciones se convirtieron en viviendas colectivas y hospedajes para personas de pocos recursos.

La inclusión de los terrenos del Prado dentro de los límites del Centro Histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad, fue el factor preponderante en su renacer.

Por: Idania Martínez Grandales

Dejar un comentario