Home » Música Cubana » La rumba del siglo

La rumba del siglo

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

CAMAGÜEY.— Este territorio cuenta ya con un segundo disco de rumba camagüeyana, La rumba del siglo, grabado por Rumbatá, agrupación cultivadora de este género musical aquí; producido por el sello discográfico Bis Music y dirigido musicalmente por Manolito Simonet.

Rumba camagüeyana, La rumba del siglo, grabado por Rumbatá.

Rumba camagüeyana, La rumba del siglo, grabado por Rumbatá. Foto: Juventud Rebelde

Con 14 temas, el volumen identifica a la quinceañera agrupación agramontina, considerada por la crítica como de la nueva generación de la rumba en Cuba.

En exclusiva para JR, Wilmer Ferrant Jiménez, director de la agrupación, comentó que a solo dos años de su primer fonograma, Rumbatá ha invitado en esta segunda entrega a destacados artistas como Mario Rivera, «Mayito», cantante de los Van Van, quien grabóSóngoro Cosongo, de Nicolás Guillén, en tiempo de yambú.

«Se sumaron, además, Andrés Correa, uno de los mejores cantantes flamencos del país; Javier Gutiérrez, guitarrista de los Jóvenes Clásicos del Son; y Miguel Ángel de Armas, tecladista de Manolito Simonet y su Trabuco, quien asumió también la producción del disco.

«La creación del álbum nos probó como profesionales, porque Adalberto Álvarez nos retó al proponernos realizar un tema dedicado a Camagüey, y el resultado fue Entre la rumba y el son, que fue montado con su orquesta.

«Una de las sorpresas del proyecto ha sido la inclusión de este tema no solo en nuestro disco, sino en la última obra discográfica del maestro Adalberto».

Significó que Entre la rumba y el son es también un homenaje al Caballero del Son, y que haber compartido escenario con su agrupación «se convirtió en una experiencia aleccionadora, a prueba de profesionalidad».

Rumbatá es una agrupación insignia de Camagüey en su género, y que por su línea se identifica entre todas las que cultivan la rumba en el país, «por su estilo peculiar, logrado a partir del uso del rezo yoruba, cajones de doble sonoridad, sonidos graves y varias voces, que desempeñan sus roles como solistas», valoró Ferrant.

No se aceptan comentarios