Home » Efemérides » Natalicio 95 del creador del mambo

Natalicio 95 del creador del mambo

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

El compositor y pianista cubano Dámaso Pérez Prado, nació en la ciudad de Matanzas el 11 de Diciembre de 1917. Su celebridad la alcanzó por la creación del mundialmente famoso ritmo cubano del Mambo. Cumpliría 95 años de edad.

Dámaso Pérez Prado

Dámaso Pérez Prado. Foto tomada de Internet

Realizó estudios con dos figuras de renombre, Rafael Somavilla y María Angulo, e inició su carrera artística en una agrupación musical de otra gloria de la música nacional: la Charanga de Senén Suárez.

A los 24 años, ya con alguna experiencia en el medio, vino a La Habana, donde se integra como pianista a diferentes orquestas en cabarets tales como El Kursal, Panchín, Pensylvania, destacándose las agrupaciones de Paulina Álvarez, Hermanos Palau, Julio Cueva, Casino de la Playa, y Cubaney, en la cual se afianza como músico de renombre y de amplias posibilidades en el medio.

En 1946, al regresar de un viaje a Nueva York, Pérez Prado cuenta en entrevista  al periodista Enrique Betancourt que preparaba un estilo musical que iba a gustar, nombrado son-mambo, cuyo primer número titularía Pavilla, ampliando que solo faltaba un pase al piano y, tal vez, alguna corrección. Así nació el nuevo ritmo, que desde su surgimiento llegó para quedarse en la preferencia del respetable.

También ese año fundó su propia orquesta, con la que viajó por países de América.

Se  establece en México en 1949, donde trabajó haciendo arreglos a Ninón Sevilla. Allí formó una orquesta con músicos de la valía de Clemente Piquero, Ramón Santamaría (Mongo), Chilo Morán, José Solís, Guadalupe Montes y Benny Moré, entre otros. Según Pérez Prado para trabajar el mambo escuchó los efectos de figuras sincopadas que ejecutaban trompetas del conjunto de Arsenio Rodríguez en los montunos y estribillos, llamados Diablo, en los cuales emitían un grito que hizo suyo y pegó tanto que sin él mambo existiría mambo.

También desde su punto de vista: “Mambo era la combinación sincopada de un ritmo que llevaban los saxofones. Sobre esa síncopa, la trompeta, la flauta o lo que usted quiera hacen una melodía. La batería va con ritmo de cencerro a cuatro tiempos y el bajo da una combinación de una negra con dos corcheas. Una negra en el primer tiempo, dos corcheas en el segundo tiempo, un compás de espera en el tercer tiempo y otra negra en el cuarto tiempo [...]. El mambo clasifica un ritmo”

Pérez Prado experimentó con otros ritmos, como el dengue, suby, pau pau, la culeta. Mambo twist y otros, pero no logró con estos lo alcanzado con el mambo.

Por José Pendás

Dejar un comentario