Home » Nacionales » Habana Compás Dance: danza con percusión

Habana Compás Dance: danza con percusión

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

En el trabajoso ascenso para encontrar un sello que defina a la compañía, de modo que al verla escénicamente sea identificada como Habana Compás Dance, Liliet Rivera y Eduardo Córdova, directores general y artístico de la agrupación cubana, han dado sólidos pasos desde hace tres años.

Para vencer obstáculos y avanzar hacia esa cima, acordaron la también bailarina y coreógrafa y el reconocido percusionista y escultor, que la línea artística se expresara en una síntesis coreográfica, en la cual se fundieran la esencia de varios tipos de danzas españolas con ritmos afrocubanos y danzas contemporáneas. Un lugar especial ocuparía y ocupa el flamenco como música y danza, teniendo en cuenta su genealogía, en la que aparecen incluso los sones africanos y sudamericanos.

Habana Compás Dance: danza con percusión

Habana Compás Dance: danza con percusión. Foto JR

En las coreografías de Habana Compás Dance las bailarinas, unas 10 ó 12, no sólo bailan sino que trabajan la percusión con gran dominio pese a sus cortas edades y experiencia, con baquetas, castañuelas, tacones, chancletas, claves, chequerés y las llamadas sillas percutidas.

Es un trabajo muy interesante porque mientras se escucha la base ritmática afro, las bailarinas con los pies están haciendo flamenco, es decir, se están llevando las dos culturas con un mismo interprete cosa muy importante y que actualmente no lo he visto hacer a ningún músico, comentó Córdova.

El espectáculo que ofrece la compañía con su impetuoso ritmo y fuerza escénica es muy atractivo en cualquiera de las nueve obras que tiene en repertorio, pero especialmente en El reto, Fusionando, Fusión y Pasión.

En una coreografía titulada Bulerías, que no es exactamente un Palo Flamenco, suenan los tambores Batá, aparece en el escenario una bailarina con un chequeré y después salen otras con cuatro claves, baquetas que dan contra el piso, y al final se escucha como una sinfonía de tres ritmos que no se mezclan, y cada uno dice algo diferente. En El reto hay un momento en que las bailarinas sueltan todos los instrumentos que tienen y van hacia los tambores, dan una ritmática espectacular y se desdoblan en todo tipo de posibilidades escénicas que les exige la fusión de ritmos del baile español con elementos afrocubanos.

La coreografía Fusionando, perteneciente al espectáculo Pasión y fusión, es la primera de la compañía con la línea artística que ahora la distingue, en el camino de imbricar la danza con elementos de la percusión, comentó Liliet.

Eduardo Córdova, director musical de Habana Compás Dance

Eduardo Córdova, director musical de Habana Compás Dance. Foto Internet

La percusión en vivo está a cargo de Córdova y Liliet, mientras que algunos números de saxo y guitarra los asume el guitarrista Roberto González, a quien se le reconoce que ha hecho unas composiciones preciosas para la compañía.

Otras recientes puestas en escena cuentan con más instrumentos, se ha incorporado el teclado, violín, flauta, paila, es decir que ya se ha ampliado el diapasón musical y hay más melodía, afirmó la directora general de HCD.

En la actualidad conforman el cuerpo de baile 12 muchachas, con un promedio de edad entre los 21 y 22 años. Todas bailarinas profesionales que fueron preparadas por sus directores para dominar elementos básicos de la percusión.

La compañía cuenta con un aval de reconocimientos por sus actuaciones en escenarios de Cuba, España, Turquía, Venezuela y Estados Unidos, entre otros países. Precisamente este año volvieron al Festival Internacional de Teatro de Antalia, en Turquía, donde actuaron  en el anfiteatro Yat Limani y recibieron ovaciones del público.

A solo tres años de iniciar el ascenso en busca de un sello que distinga a Habana Compás Dance, sus directores parece que está al filo del éxito y el reconocimiento, porque al concluir cada actuación llueven los aplausos y los elogios.

Por Nancy Lescaille

Dejar un comentario