Home » Especiales » Español: lengua de muchos, cuidarla es de todos

Español: lengua de muchos, cuidarla es de todos

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

La aparición del lenguaje articulado constituye un eslabón decisivo en la larga cadena evolutiva del Hombre; fue ese elemento, vinculado estrechamente al pensamiento, la manifestación definitiva de la condición humana, el rasgo distintivo que nos separó del resto del reino animal.

Solo por ese motivo está más que justificado que se dedique un día del año a reconocer la importancia del lenguaje como principal instrumento de comunicación con que contamos las personas.

Miguel de Cervantes y Saavedra, el más universal y reconocido escritor de nuestra lengua

Miguel de Cervantes y Saavedra, el más universal y reconocido escritor de nuestra lengua. Foto Internet

En el caso de los países donde la lengua oficial es el español o castellano, se designó desde hace mucho tiempo con toda justeza el 23 de abril como Día del Idioma, pues en esta fecha del año 1616 fallece en Madrid Miguel de Cervantes y Saavedra, el más universal y reconocido escritor de nuestra lengua, mérito alcanzado gracias a su creación magistral: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Es el español la tercera lengua en el mundo actual con un mayor número de hablantes distribuidos en la geografía de los cinco continentes, lo que la hace muy vulnerable por ese uso tan extensivo en medio de culturas diferentes a la vez que diversa y rica.

No es patrimonio exclusivo de nadie pero sí responsabilidad de todos los que tenemos el privilegio de utilizarla como lengua materna; muchas veces no se es consciente del instrumento tan valioso que poseemos y la obligación de conservarla con la mayor pureza posible (NO PURITANISMO) y que dentro de 200, 500 y más años, los que la utilicen en América, Europa, Asia y cualquier otro lugar del mundo puedan comunicarse como hoy lo hacemos los hispanoparlantes.

Cuando se habla del maltrato al idioma no debemos referirnos solo a las formas vulgares y chabacanas que a veces emplean algunas personas para comunicarse y que provocan el rechazo de otros, pues esos giros o modismos por lo general son muy efímeros y no pasan a formar parte del léxico permanente de la lengua, lo cual no justifica su uso y abuso.

Lo más preocupante es la escasez de vocabulario y estrechez de pensamiento e interpretación que padecen algunas personas y los limita en sus posibilidades de comunicación interpersonal.

La responsabilidad es de muchos y de todos: los Estados con sus políticas educativas y culturales, y cada uno de los hablantes, desde el más simple y menos letrado hasta los más capacitados, mejores lectores y doctores, incluyendo a los académicos.

El pregonero va a seguir vociferando su mercancía por las calles a falta de una mejor y más sofisticada publicidad, eso no hace daño, al contrario, es un personaje que además de proveernos de productos enriquece el entramado urbanístico y social. Y también en muchas ocasiones el lenguaje, ¿por qué no?

Peores son los que solamente conocen el lenguaje llamado consignatario, “el del teque”, como decimos en Cuba, adornado de altisonantes vocablos pero muy falto de contenido en el mensaje.

Son múltiples las actividades que en Cuba se desarrollan para conmemorar esta efeméride, fundamentalmente en centros educacionales y de la cultura; por fortuna esa labor no se limita a un día, sino que de manera permanente se trabaja por fortalecer desde edades tempranas el conocimiento de la lengua materna y su uso correcto.

Ahora hay muchos criterios e ideas en el mundo hispano con la buena intención y voluntad de “mejorar la lengua”, “modernizarla”. Cierto que algunos elementos la complejizan como s,c,z, j,g, q,k, h, o el problema de la acentuación, pero, si todo eso se elimina o simplifica lo que resulte ¿será el mismo español o una nueva lengua?

Como reza un viejo refrán, de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno. A los idiomas no hay que forzarlos, ellos solos, como entes vivos, evolucionan, se transforman como resultado de los cambios sociales y también económicos y políticos.

Por ser una parte relevante en la cultura e identidad de una nación y como medio de expresión de ideas y sentimientos el idioma merece la mayor consideración por parte de los que lo usamos con el fin de legarlo a los futuros hablantes con el brillo y esplendor que en el caso de la lengua española posee desde sus orígenes hace más de mil años.

Por Omar Echevarría Rodríguez

Dejar un comentario