Home » Cadena Exclusiva » Tropicana: su mágica belleza

Tropicana: su mágica belleza

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

Un recital de violines con temas cubanos y extranjeros, reconocidos mundialmente ameniza el ambiente mientras llegan y ocupan sus mesas alrededor de mil interesados, que, diariamente, deciden disfrutar del famoso espectáculo del cabaret Tropicana, catalogado entre los 10 primeros del orbe.

Cabaret Tropicana

Cabaret Tropicana. Foto tomada de Internet

Los ojos de los visitantes permanecen bien abiertos para no perder ni un mínimo detalle del mítico espacio, que por techo tiene el cielo y sus estrellas, flanqueado por un bosque de empinadas palmas reales, laureles y árboles frutales.

En ese momento de expectación inicial, al tiempo que la orquesta y el coro entonan el tema que identifica al cabaret —, cuyo estribillo dice /Tropicana, emperatriz del verso, /Tropicana, sultana de los sueños, /Tropicana, reinas por el mundo, /Gigante historia, /Sublime templo en las alturas /Tropicana, Tropicana /—, unos l00 bailarines y  figurantes, ocupan el escenario.

Ahí comienza lo real maravilloso de la noche. Un frenesí de fantasía y lujo, luces, color, trajes, bailes, pistas móviles, rampas aéreas, cascadas de agua, pasarelas, y la contagiosa música cubana.

“Tambores en Concierto” tiene por nombre el actual show que ya lleva siete exitosos años en escena con la dirección artística y coreográfica del maestro Tomás Morales, Premio Nacional de Danza: “Como la música cubana casi toda lleva tambores, decidimos hacerle un homenaje al tambor. Muchos de los temas del espectáculo están marcados por el sonar de los tambores, explicó a Radio Cadena Habana.

La idea es una oda al tambor a través de  la música cubana. Los bailarines salen con tambores en sus manos y bailan con estos, y se escuchan, entre otros, números de Rafael Espín, Ondina Mateo, Juan Almeida, Guillermo Fragoso un blue guaguancó de Bobby Carcasés, con arreglos de Horacio González y Gilberto Valdés.

El espectáculo, siempre con música cubana, narra una leyenda africana llevada al lenguaje internacional sobre una princesa y un príncipe de diferentes familias que se aman, pese a la oposición y condena de sus respectivas tribus. Ambos trágicamente mueren amándose.

Durante los 72 años de existencia de este famoso cabaret se han producido unos 50 espectáculos, algunos de los cuales  han recorrido el mundo, y en todos en primerísimo lugar ha estado la música autóctona.

A través del tiempo los directores de la orquesta de Tropicana, fueron los maestros Armando Romeu, Norman Milanés, Francisco García Caturla, Horacio González, Demetrio Muñiz y Guillermo Fragoso, en los últimos años.

Una de las piedras fundamentales en la gran pirámide del éxito  de este cabaret  fue Roderico Neyra, Rodney, uno de los mejores corógrafos cubanos de todos los tiempos, quién se distinguió por su original dirección artística del espectáculo.

Otros prestigiosos directores como Joaquín M. Condall, Amaury Pérez, Tomás Morales y Santiago Alfonso han continuado esta obra creativa que supera el medio siglo.

La relación de los shows de Tropicana es extensa. De la década del 50 citaremos “Congo Pantera”, “Siboney” y “El Manicero”, con coreografía de Sergio Orta  con Rita Montaner, Bola de Nieve, Chano Pozo, Cascarita, Carmita Ortiz y Julio Richard.

Una de las más mayores súper producciones de Tropicana, que logró un triunfo sensacional, con el vibrante ritmo de “Los Tambores de Bejucal”, fue “Los Romanos eran así” (1972) bajo la dirección de Joaquín M. Condall, con guión de Enrique Núñez Rodríguez y la actuación de Carlos Montezuma, Regla Becerra, Omara Portuondo, Marta Strada y la dirección orquestal a cargo de Rey Montesinos.

“Yo he visto lugares importantes en Paris como El Lido y Moulin Rouge, y Las Vegas, en Estados Unidos, comentó Tomas Morales. Tropicana no es igual a nadie. Antes, después y ahora predomina la música cubana que se propaga en un frondoso bosque junto al esplendor del espectáculo, ampuloso vestuario, buenos músicos, artistas, modelos con sombreros de tamaño y belleza inimaginables para contribuir a crear la leyenda de nuestro cabaret”.

Para el también reconocido bailarín y cantante existe en parte un estilo Tropicana pues “aunque la modernidad imprime cambios técnicos, surgen nuevos géneros musicales, en el centro siempre es la música cubana” con composiciones de Orlando de la Rosa, Rafael Vergaza, Margarita Lecuona y Gilberto Valdés, entre otros autores.

Y en cuanto a la coreografía precisó: “La coreografía está acercándose a lo moderno pero guardando la raíz cubana sin deformarla. El número gusta cuando da cubano, todo depende de la realización, de la música”.

Recordó Tomás Morales una anécdota cuando montó su coreografía “Now”, siendo la cantante cubana Omara Portuondo la figura central del espectáculo, interpretando la canción del mismo nombre que fuera un éxito en la voz de la norteamericana Lena Horne.

“Cuando se estrenó –dijo-, a la mitad del numero el público empezó a aplaudir. Fue la primera vez que vi algo similar en un espectáculo, en un estreno y eso lo tengo en mi memoria”. Era un show con su justificación. Se nos ocurrió vestir a los bailarines de indios cubanos con la trama de la rebelión y Now expresa eso, tenía lo cubano y lo extranjero. En ese momento la música y letra de la canción reflejaba algo de nuestras vivencias de rebelión.

Hace dos décadas el cabaret insignia de las noches habaneras recibió el premio Best of the Five Stars Diamond,  otorgado por la Academia Norteamericana de la Industria de Restaurantes al mejor cabaret de Las Américas.

Por el escenario de Tropicana han pasado figuras cubanas como Rita Montaner, Esther Borja, Elena Burke, Xiomara Alfaro, Farah María, Armando Bianchi, Rosita Fornés, Merceditas Valdés, Bola de Nieve, Chano Pozo, Celina y Reutilio, Ramón y Coralia Veloz y las Hermanas Lago por citar algunos nombres.

Del ámbito internacional artistas aclamados por los públicos más exigentes de todos los tiempos como Nat King Cole, Josephine Baker, Carmen Miranda, Libertad Lamarque, Liberace, Cheo Feliciano, Joan Manuel Serrat, Pedro Vargas, Carmen Miranda, Alejandra Guzmán y esa leyenda de la música negra Sarah Vaugahn.

A lo largo de su vida, a este lugar de música, fantasías y exótico esplendor le han sido creados tres temas. El primero del compositor Alfredo Brito, el segundo de Olga Navarro y Meme Solís, y el tercero de Ondina Mateo (letra) y Rafael Espín, éste último perteneciente al espectáculo “Tambores en Concierto”.

Antes de terminar la mítica noche vuelve la melódica composición que identifica al único “Paraíso  bajo las estrellas” del mundo.

“Mujer multicolor
De mil ensueños,
Hechizas, dignificas, enamoras,
El paso del tiempo
Te ha hecho joven,
Embriagando a las musas
Con tu aroma.

La poesía habita en tu follaje,
Florecida de ti la luna besa,
Celosa la neblina
Va y se inclina descubriendo
Tu mágica belleza.

Tropicana, emperatriz del verso,
Tropicana, sultana de los sueños,
Tropicana, reinas por el mundo,
Gigante historia,
Sublime templo en las alturas.

Tropicana, Tropicana.

La música, la orquesta, los cantantes,
Las luces, bailarines, los artistas,
Hechizan con su encanto al visitante,
Dejando el corazón sobre la pista.

Tropicana emperatriz del verso,
Tropicana sultana de los sueños,
Tropicana reinas por el mundo,
Gigante historia,
Sublime templo en las alturas.
Tropicana. “

Por Nancy Lescaille

Agradecimientos especiales a Juan Carlos Aguilar, Historiador del Cabaret Tropicana

No se aceptan comentarios