Home » Revelaciones » Yolo Bonilla: Yolinho Habaneiro para mí fue todo un riesgo

Yolo Bonilla: Yolinho Habaneiro para mí fue todo un riesgo

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

Andar por las calles de La Habana y encontrarse con el trovador Yolo Bonilla, con sus largos dreadlocks y siempre con su guitarra al hombro, puede ser una experiencia de cualquiera de los transeúntes de esta ciudad cosmopolita; pues camina tranquilamente, como uno más.

Yolo Bonilla, trovador cubano

Yolo Bonilla se alzó con el premio Cubadisco 2012 en la difícil categoría Antología de Versiones. Foto Internet

Pero este muchacho delgado, jovial, cálido, modesto, de dulce mirar, ya no es un cubano más. En el recién finalizado Cubadisco 2012 nos regaló una deliciosa propuesta discográfica, Yolinho Habaneiro, la cual alcanzó el premio en la difícil categoría Antología de Versiones.

El fonograma es un compilatorio de clásicos de la música cubana, que fueron traducidos al portugués y grabados en un formato acústico. Un elemento digno de destacar del material es que no utiliza exclusivamente la sonoridad brasilera, que tiene un peso muy importante; sino que en él se mezclan géneros cubanos con los de otras partes del mundo. Es por eso que encontramos temas versionados en tango, son, blues, guarachas, bossa-nova, danzón, etc.

Con Yolo Bonilla, el periódico Cubarte pudo conversar sobre esta excelente propuesta discográfica y su inclusión entre los premiados de Cubadisco 2012:

¿Esperabas este premio en Cubadisco?

No, realmente no lo esperaba porque el disco estaba muy apretado en tiempo para entrar en Cubadisco, ya que tuvimos muchos inconvenientes técnicos. Además, como era un disco muy raro, o lo quieres o lo odias, entonces dependía mucho de la aceptación de los miembros del jurado para que lo encontraran como una idea atractiva. Yo sabía que si les gustaba iba a ser mucho, o por el contrario no les iba a gustar nada. Por suerte les gustó mucho.

No solo al jurado, al público le ha encantado…

Parece que sí. Me ha felicitado un montón de gente, porque les parece un disco muy original. Sobre todo me dicen que un trabajo de ese tipo no se había hecho en nuestro país.

Algunos pensaron que este material entraría a Cubadisco por la categoría de Trova-Fusión. ¿Qué pensaste cuando te viste nominado en una categoría tan fuerte como Antología de Versiones, en la cual compiten excelentes propuestas discográficas de artistas consagrados?

Realmente las otras personas que concursaron en esta categoría son muy sólidas, incluso está Ernán López-Nussa que el año pasado arrasó y ahora también. Estoy muy feliz porque en este acápite se presentaron muchas propuestas discográficas de excelente factura. El hecho de resultar premiado entre tantas personalidades ya es un incentivo bastante fuerte para mí, porque la trova es lo que hago. En otras ediciones ya había participado en Cubadisco, en trova, y es rico. Pero este disco es algo diferente.

¿A qué te refieres exactamente?

Para mí este disco fue todo un riesgo, ya que es algo a lo que normalmente no me dedico. Por tanto, hacerlo, que saliera nominado y premiado, me da más felicidad porque yo nunca pensé que podría funcionar de esa manera. Incluso cuando lo empecé a grabar estaba bastante preocupado, porque tenía miedo de que el CD estuviera más bien destinado a otro mercado; e increíblemente en Cuba la gente lo está pidiendo, lo quiere tener, lo está disfrutando. Ahora vamos a ver si podemos licenciarlo; estamos en conversaciones para lograrlo.

¿Nos puedes adelantar con qué disquera?

Con Bis Music. Esta disquera avaló el disco, pero realmente es una producción independiente. Todavía no sabemos si se va a licenciar o no. Eso depende de muchas cosas; no depende de mí, pero yo estoy muy dispuesto. Si no pudiera ser por esa vía, ya veré. De momento, ya está en la radio, en los medios, con muy buena aceptación.

En algunas entrevistas has agradecido la participación en el disco del Maestro Barbarito Torres, del proyecto Buena Vista Social Club.

Realmente fue una colaboración especial. El Maestro Barbarito Torres le dio un gran impulso a este disco desde que se enamoró del proyecto. Me ayudó muchísimo, me alertó, me dio muchos consejos sobre lo que pasaría después con el disco. Yo estaba muy intranquilo y él me ayudó a relajarme y a disfrutarlo un poco más.

¿Yolinho Habaneiro es el primer volumen de una trilogía?

Sí. En estos momentos ya estoy trabajando en la transcripción de las canciones que conformarán los otros volúmenes. El segundo disco viene por la misma cuerda, pero me gustaría invitar a otras personas; muchos artistas me han manifestado su interés de participar. Personalmente tengo una deuda con Maykel Elizarde, de Trovarroco. Vamos a ver qué pasa, pero estoy muy embullado, súper motivado.

¿Cuál es el objetivo de presentar un compendio de música cubana en una lengua extranjera?

La idea es transformar, si es posible, o brindar una propuesta diferente de la música cubana. Abrirla a un nuevo mercado, porque cuando se escuchan canciones conocidas en otra lengua, se asimila de una manera diferente. A esto hay que agregarle que el portugués es un idioma muy rico de cantar y las canciones, que de por sí son grandes, se enriquecen mucho porque el propio idioma tiene una musicalidad muy atractiva.

En este disco lo mismo podemos encontrar canciones pertenecientes a la música tradicional, de la nueva trova o boleros antológicos maravillosamente interpretados. ¿Cómo fue el proceso de selección de los temas?

El disco tenía que ser totalmente representativo de la música cubana. Poseíamos una lista gigante de alrededor de 100 canciones y autores. Desgraciadamente, muchos quedaron fuera. El segundo paso fue revisar que las canciones se pudieran traducir, porque no era aprovechar una melodía y hacer una canción nueva, sino llevarle a la gente la esencia de lo que los autores sintieron en su momento. Por eso es que Convergencia, una canción gigante de la música cubana, no aparece en este compilatorio porque no hubo forma de traducirla al portugués sin que la canción sufriera demasiados cambios, y esa no era la idea. Tratamos de respetar al máximo a cada autor y a cada canción. Por ejemplo: nosotros hicimos La tarde, de Sindo Garay y queríamos que mantuviera el estilo de la época en que fue escrita; tal vez esto fue más rebuscado de lo que hicimos con Pablo Milanés, que tiene otro estilo de composición.

¿Cómo ha sido la experiencia de tu debut como productor del disco?

Yo estoy muy contento con el disco. Es mi primer proyecto en el que soy el productor general. Esto me ha dado la posibilidad de haber crecido como músico. Esa es una de las satisfacciones más grande que tengo. Imagínate que músicos importantes se me han acercado para decirme que el disco está muy bien balanceado, que es muy profundo. Estoy muy contento de saber que dio resultado todo el trabajo que hice para llegar a un análisis correcto, para encontrar la cadencia exacta, el orden lógico de los temas, para que no hubiera atropellos. Ese tipo de cosas es un trabajo que se aprende con los años; pero parece que en mi corta carrera me fijé bien o tuve buenos maestros.

Por: Katia Pupo Campoalegre
Tomado de Cubarte

Dejar un comentario