Home » Cadena Exclusiva » Radio cubana: 90 Años vibrando

Radio cubana: 90 Años vibrando

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

Cuando a las personas les da por realizar sus sueños, generalmente esa tenacidad con la que persiguen sus objetivos, termina por regalarnos el buen sabor de aquello que surgió mientras dormíamos. Probablemente eso es lo que haya sentido aquel “hombre orquesta” cuando su planta 2LC acariciara el éter con una señal que consistía en una llamada de atención interpretada por el mismo. Les hablo de Luis Casas Romero, iniciador de la era de la programación radial en Cuba.

Pionero de la radiodifusión cubana. Luís Casas Romero.

Luís Casas Romero: Simiente de la Radio Cubana.

Aunque se cree que el primer hombre que realizó experimentos de radio desde suelo cubano fue el ingeniero norteamericano Frank H. Jones, quien en 1912 hizo algunos intentos desde el Central Tuinicú de Sancti Spiritus, no fue hasta septiembre de 1922, cuando se establece realmente la radio, debido a la perfección de una programación estable y sistemática, gracias a Casas Romero.

A las nueve se escuchaba el cañonazo de la fortaleza de La Cabaña y se forjaba la fuerza de un sonido que abría espacios a nuevos horizontes. Impulsaba una era inédita en las comunicaciones. Y luego, como sucede en la actualidad, se colmaría hasta el hartazgo de las noticias y de la música, de voces que cabalgan entre anuncios e historias, esas que abren los sentidos, que mueven y conmueven, ya sea a la risa, a la reflexión, y la extraordinaria experiencia de imaginar.

Con el deseo de caminar entre sus ondas, la gente fue abrazando la radio, y esta a su vez fue adquiriendo una personalidad que, aunque competía fuertemente con la imagen monocromática del cine silente, jamás fue desplazada. Todavía hay personas que les sería imposible olvidar la primera vez que Rita Montaner habló a través del micrófono, convirtiéndose en la primera voz femenina de la radio cubana.

Espacios que marcaron pautas en las diferentes categorías aun se reverencian. Novelas como El derecho de Nacer, que paralizaba Cuba, humorísticos como Alegrías de sobremesa, no podrán ser olvidados.

La radio no es un medio superficial. Juega un papel importantísimo en la formación de valores de cada país. Habla como la gente habla porque es una gran familia. La componen casi un centenar de emisoras y estudios de radio por toda la isla. Con su inmenso poder de acompañar la cotidianeidad de las culturas se hace paso en nuestros hogares.

Por eso, es un buen momento para dejar atrás algunas banalidades y brillar aun más al alcanzar casi un siglo de emisiones. Quienes trabajamos para ella, debemos aprovechar las bondades de las tecnologías para crear más y no encasillarnos en la reiteración y la falta de originalidad. No podemos sentirnos en deuda con quienes nos siguen, pese a que algunos afirman que ha perdido espacio frente a la televisión. Hoy, 90 años después, seguimos vibrando.
La radio es insustituible, 90 años vibrando.
Por William Lucas.

Dejar un comentario