Home » Revelaciones » Vida al pie del micrófono

Vida al pie del micrófono

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

La locución es un ejercicio mágico, capaz de unificar criterios, avivar la esperanza, solidificar emociones y salvar las barreras más sorprendentes del pensamiento humano, pero cuando se es dueño de una voz sublime al servicio de las causas justas, entonces ese desempeño se convierte en un arte excelsa, al que solo llegan los consagrados y perseverantes.

Así, con total entrega y la tenacidad propia de quienes aspiran a ocupar un lugar en la preferencia del pueblo, inició René González Dussac su larga y fructífera vida en la radio cubana.

René González Dussac: Vida al pie del micrófono

René González Dussac: Vida al pie del micrófono. Foto Archivos RCH

¿Cómo llega a la radio?

Fue en el central Los Reinados en Songo La Maya, en la actual provincia de Santiago de Cuba. Trabajaba en una radio base denominada Amplificación Local, Estando en el lugar llegó una brigada artística de Guantánamo con el propósito de amenizar las actividades del ingenio En la dirección de la emisora comunitaria le hablaron de mí, me conocieron y meses después me hicieron una prueba de aptitud, la cual aprobé satisfactoriamente y a partir de ahí pasé a integrar el equipo de locutores de la emisora provincial guantanamera.

¿En qué momento decide venir para La Habana?

En ocasión de la visita de un compañero de Radio Liberación a Guantánamo, este me propuso hacer un curso de locución en La Capital. La idea me atrajo y sin muchas dudas vine, para acá.  Entonces corría el año 1968. Hice el curso rectorado por el entonces Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR) y al terminar comencé a laborar en Radio Van Van, una estación vinculada con la zafra de los 10 millones, ubicada en el Central Manuel Martínez Prieto. Al concluir la contienda azucarera pasé a Radio Popular hasta 1971, que empecé en Radio Cadena Habana, hasta la fecha.

¿Qué nuevas experiencias vivió entre los años 1988 y 1990?

En ese período trabajé en el programa en español de Radio Nacional de Angola, que se hacía con locutores, directores y periodistas cubanos, como parte de un convenio entre el MPLA y el Comité Central del Partido Comunista de Cuba. A tierras africanas llegué seis meses después de los acontecimientos de Cuito Cuanavales y tuve la alta responsabilidad de informar al pueblo angolano, a la colaboración cubana y a la comunidad internacional, todo lo relacionado con los acuerdos de paz entre las partes en conflicto. Atesoro con gran alegría, como una de las páginas más importantes de mi labor, que di a conocer el cese del fuego entre los segmentos beligerantes.

¿Qué nuevas actividades les fueron encomendadas?

En 1991 me designaron para reforzar la locución en la redacción latinoamericana de Radio Moscú Internacional. Allí tuve el alto privilegio de dar a conocer al mundo, a través de un programa llamado Horizontes, la dimisión del entonces presidente de la URSS  Mijaíl Gorvachov. Inmediatamente al producirse la desintegración del campo socialista regresé a Cuba.

René González Dussac : 43 años liados a la vida radial

René González Dussac : 43 años liados a la vida radial. Foto Maria Regla Figueroa

¿Cuánto le aportaron personal y profesionalmente ambas tareas?

Como persona la lealtad, porque estar lejos de la Patria, conocer tu responsabilidad es extraordinario y en el ámbito profesional juntar la labor con locutores de otras latitudes representa un desafío, sobre todo ganar un espacio en la preferencia de los oyentes.

A través de los 43 años liados a la vida radial, usted ha recibido múltiples medallas y reconocimientos.

Artista de Mérito de la Radio y la Televisión, Medalla de Trabajador Internacionalista, Diploma de mérito de Radio Nacional de Angola, el Micrófono de la Radio, los Sellos 80 y 85 Aniversarios de la Radio Cubana, la Distinción por la Cultura Cubana, la Distinción  Félix Elmuza de la UPEC, la Medalla Raúl Gómez García, el sello de Laureado de la Cultura Cubana, y la Distinción Nicolás Guillén de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, entre otros estímulos.

En la entrevista con René González Dussac comentó que el estímulo de mayor valor, el más disfrutado, es el que recibe en la calle, cuando el pueblo  reconoce su voz, caracterizada por una sonoridad contagiosa. Es hoy mensajera de la música y la cultura cubanas.

Por María Regla Figueroa Evans

Dejar un comentario