Home » Cadena Exclusiva » Para unos simplemente Juana, para otros Juana la Cubana, para muchos Juana Bacallao

Para unos simplemente Juana, para otros Juana la Cubana, para muchos Juana Bacallao

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

Esa mujer alta, de color negro, de cintura estrecha, vestida con un conjunto que marca cada curva de su cuerpo, camina provocativamente con movimiento acompasado de sus caderas, inimaginable para las señoras de hoy que lo hacen a toda prisa.

Cualquiera diría que lo inventa para que la miren. Y lo logra.

Juana Bacallao

Juana Bacallao. Foto tomada de Internet

Es pleno medio día de un verano habanero, de esos que sólo se desea estar a la sombra o en un lugar refrigerado. Con ese pensamiento esta periodista espera por el tránsito para cruzar por la intersección de las calles 21 y M en El Vedado, cuando descubre a un grupo mirando para un lugar fijo. Todos observan a esa mujer que de espaldas, de vez en cuando ladea la cabeza porque se sabe observada.

Alguien le grita ¡Juanaaaaa! Al fin, logra lo que quería, que la reconocieran. Sonríe y levanta la mano pero no se detiene. Sigue su paso provocador.

En el grupo se queda el comentario. Uno dice ¡qué mujer con casi noventa años y mira como camina!  Otros recuerdan sus actuaciones, esas que rompen esquemas y las más de las veces hacen sonrojar a más de uno- con su mezcla de chistes picantes y parodias. “Es un talento innato”, afirman otros.

Lo cierto es que Juana abarrota teatros, cabarets y  en cuanto lugar se presente, porque ese, su talento,  le permite establecer con su típica voz, gestos corporales y sus imprevistas ocurrencias, un diálogo sin igual con el público.

Es raro que alguien no tararee o cante un trozo de los clásicos que la hicieron famosa como “Juana la cubana” o “Yo soy Juana Bacallao”.

Es un día de calor infernal en La Habana y mientras unos miran a Juana alejarse por la calle 21, otros especulan  que seguro  va para Infanta y Manglar, donde vive, otros que al El Gato Tuerto y los menos que para el Hotel Nacional.

Esta periodista que sabe que fue descubierta por Obdulio Morales (productor musical y director de orquesta) decide buscar qué dicen los que más han investigado sobre Juana para contarles algo más  de esta mujer que desanda resuelta con el cubanísimo movimiento provocativo de las caderas.

En el diccionario enciclopédico de la Música Cubana, de Radamés Giro, se puede leer que “Juana actuó junto a  Libertad Lamarque, Blanquita Amaro, Rafaela Carrá, Los Papines y la Orquesta Aragón en los más diversos espectáculos en Cuba y el extranjero”.

También refiere Giro que “trabajó en el teatro Campoamor, Los Aires  Libres de Prado, los cabarets Sans-Souci, Tropicana, Copa Room, Parisién, Salón Rojo, Alibar y Palermo”.

Lo que no nadie duda es que Juana Bacallao con la agrupación “Tiembla la tierra”, es una  excéntrica musical, y sin temor a equivocarme puedo afirma que única desde un extremo a otro de la República de Cuba.

Es un día de calor infernal en La Habana y mientras  Neris Amelia Martínez Salazar, perdón, Juana Bacallao se aleja, el  grupo de observadores comienza a dispersarse, y cada uno, para si, lleva a una Juana adentro, la que vio en un espectáculo inigualable, en uno de los personajes más peculiares de la farándula cubana, amante de las de lentejuelas, el maquillaje y las prendas.

Por Ana Maura Carbó

Dejar un comentario