Home » Efemérides, Especiales » Paulina Álvarez: la Emperatriz del danzonete

Paulina Álvarez: la Emperatriz del danzonete

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

El 22 de julio de 1965 dejó de existir en la capital cubana Paulina Álvarez, quien fuera bautizada por el pueblo como la Emperatriz del Danzonete. Había venido al mundo esta humilde mujer negra en la sureña ciudad de Cienfuegos, cuna de otros buenos músicos, y disfrutó, como estos, de la fama y el reconocimiento popular.

Paulina Álvarez: Emperatriz del Danzon

Paulina Álvarez: Emperatriz del Danzon. Foto Internet

Aunque se ganó la preferencia del gran público como inigualable intérprete del danzonete, su espléndida voz le permitió también incursionar con mucho éxito en otros géneros, como el bolero el son y la guaracha.

El sobrenombre de Emperatriz del Danzonete, no solo se lo ganó interpretando magistralmente ese género musical, sino porque además era dueña de una magnífica figura; de inigualable elegancia y muy altiva en sus movimientos en escena, y con sólidos conocimientos musicales por haber estudiado teoría, solfeo, piano, guitarra y canto.

En 1930, con solo 18 años, Paulina Álvarez llegó al pináculo de la fama al estrenar el danzonete Rompiendo la rutina, al cual el creador de ese género musical cubano –Aniceto Díaz- hizo oportunos arreglos para su voz. A partir de esta célebre interpretación consolidó su presencia en la radio y la televisión, así como en infinidad de grabaciones.

Integró durante su carrera las orquestas Elegante, de Edelmiro Pérez, y la de Neno González, en las que se ganó el favor del público. Con posterioridad fundó su propio colectivo, con el cual continuó deleitando a sus seguidores y bailadores.

En un gran homenaje se transformó su presentación en los jardines de la Cervecería La Polar, cuando más de 15 orquestas tocaron en su honor. Igualmente, ya en las postrimerías de su carrera, ofreció un recital de canciones cubanas en el Teatro Auditórium Amadeo Roldán, el primero que se realizaba en ese lugar.

El 2 de mayo de 1965 se presentó Paulina Álvarez por última vez en la televisión, en un programa denominado Música y Estrellas, actuando junto a Barbarito Diez. Dos meses después fallecería, dejando tras de sí el respeto y la admiración del público que en vida la había profesado un gran cariño.

PoR José Pendás

Dejar un comentario