Home » Cadena Exclusiva » José White

José White

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

José Silvestre de los Dolores White Laffite: Uno de los virtuosos de la música cubana.

Este insigne cubano, desde su más tierna edad, ya conocía y tocaba 16 instrumentos musicales, entre estos el violín, la viola, el violoncello, el contrabajo, el piano, la guitarra, y la flauta, entre otros.

José White

José White: Uno de los virtuosos de la música cubana

Nace el 31 de diciembre de 1835 en Matanzas, y ya en marzo de 1855 ofrece el primer concierto en su provincia natal. Al año siguiente obtiene el primer premio de violín en el célebre Conservatorio de París, quedando así consagrado, definitivamente, entre los grandes virtuosos del instrumento.

Al respecto bien vale la pena consignar fragmentos de un trabajo crítico aparecido en La Gasette Musicales: “White, apenas concluyó de ejecutar, es proclamado vencedor por unanimidad del jurado”, “¿cómo este hijo de la virgen de América se ha hecho el émulo de los más grandes violinistas conocidos en Europa?”, Otros críticos referían su habilidad en el manejo del arco, la audacia de sus estacattos, lo agradable y elegante de su sonido, de la expresión justa y nunca afectada.

Hizo disfrutar infinidad de conciertos a los públicos más exigentes, en los que participó  también el genial pianista y compositor cubano cubano Ignacio Cervantes. Su exquisito arte lo diseminó por infinidad de países, tales como México, Estados Unidos, Panamá, Venezuela, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Portugal, París, Inglaterra, Bélgica, Italia y otras naciones. Su repertorio contaba, ya como solista, en tríos, cuartetos, quintetos o como director de orquesta, con obras de Giuseppe Verdi, Juan Sebastián Bach, Ludwig van Beethoven, Félix Mendelssohn, Wolfgang Amadeus Mozart, Robert Shumann, y otros eminentes de la gran música universal.

Al comentar sobre José White, resulta imposible sustraernos a una de las opiniones más autorizadas, la de nuestro José Martí, por su condición también de gran crítico de arte. Él, con una síntesis extraordinaria, devela en su máxima expresión el depurado arte de aquel: “White no toca, subyuga”; y en otra parte, elogiando sus facultades como intérprete, precisa: “este gigante artista, para quien no tiene el arte dificultad invencible, ni germen de maravillas escondidas que él no sorprenda y desarrolle”.

Nuestro White falleció en París, el 12 de enero de 1918.

Cubanos y cubanas, todos, debemos sentirnos muy orgullosos al comprobar que no solamente existe depurado arte en la que llaman “la culta Europa”; acá en nuestras tierras dolorosas, siempre han germinado, y germinan,  extraordinarias figuras de la cultura que han brillado con luz propia, y prestigiado con creces a Cuba y a otros pueblos hermanos.

¡Una dicha disfrutar de tan sano orgullo!

Silvio J Blanco

No se aceptan comentarios